Posturología

Podríamos decir que la posturología es una disciplina de la medicina que se encarga del estudio de la postura humana, aunque no es de ninguna especialidad médica, se basa en los mismos principios fisiológicos, anatómicos y biomecánicos.

Estudia la postura humana no como una determinada manera de colocarnos simplemente, ni tampoco como una estructura esquelética rígida e invariable, sino como el resultado de las adaptaciones que el cuerpo realiza ante las influencias de los sistemas de captación de información del exterior, que nos permiten, tener constantemente referencias del “donde estamos”, y mantener un equilibrio dinámico que nos permite estar de pie, no sufrir vértigo, observar un objeto, etc.

 Dichos captores son investigados de forma prioritaria por el posturólogo, para prevenir, desarreglos posturales posteriores.

Estos captores posturales son principalmente los siguientes:

El pie. En la planta del pie y en los tendones existen numerosos receptores sensitivos conectados con el resto del cuerpo a través del sistema nervioso. Cuando estos receptores reciben la información de que el apoyo podal no es correcto, o que hay algún sistema que está alterando su función (por ejemplo un mal calzado), envían la información a otras partes del cuerpo de que hay que buscar un sistema de compensación y se produce una adaptación a esta situación. Estas adaptaciones pueden producir alteraciones en la rodilla, en la cadera o en la columna vertebral. El posturólogo mediante diversos sistemas de diagnóstico investigará sobre las disfunciones y sus causas.

El ojo. Los problemas relacionados con la visión, han sido considerados como problemas en la capacidad de enfoque de la persona, es decir en la refracción ocular. Pero existen otros factores, de gran importancia, y que son a menudo obviados. Desde el punto de vista de la posturología el factor que nos interesa es  la funcionalidad de la musculatura que mueve el ojo. Si esta no trabaja de forma sincronizada, todo el cuerpo se adaptará, para intentar colaborar en la búsqueda de la compensación. Por ejemplo, en un déficit de convergencia ocular (lo que se ha denominado clásicamente ojo vago) el ojo, al no converger correctamente, a la hora de seguir con la mirada, buscará una adaptación postural a este déficit alterando el sistema cervical. En otras palabras, poco a poco, en el transcurso del tiempo, el raquis cervical de un niño con un ojo vago, puede sufrir una ligera rotación, para ayudar a la convergencia ocular. Así, de mayor, ciertos signos como la cefalea, o patologías como la hernia discal cervical pueden tener un origen en este captor ocular alterado.

El posturólogo tiene sistemas para diagnosticar y tratar o derivar el paciente a un especialista en la oculomotricidad, un optometrista, que reeduque este déficit visual, y facilite el cuerpo de la persona a reencontrar una postura más equilibrada.


El captor dento- oclusal. La boca. Para el posturólogo, la boca es un megaparásito importantísimo. Los problemas oclusales son origen de muchos trastornos posturales. Y es que la boca, y todo su sistema (dientes, músculos y sistema nervioso) están íntimamente relacionados con el sistema vertebral, conexiones nerviosas que existen entre boca –cráneo- cervicales, relaciones musculares entre el sistema masticador y el sistema muscular encargado de rotar la cabeza, relaciones entre los dientes y ciertos órganos, relaciones entre la boca y las cadenas descendentes que llegan hasta el pie, y entre la boca y el sistema oculomotor, etc

El posturólogo tiene los sistemas para detectar ciertas alteraciones y derivar el paciente a un especialista en Odontología Oclusal y Holística.

 La posturología clínica permite detectar tempranamente las condiciones de los captores sensoriales que intervienen en la regulación de la postura, acercándonos a las causas que producen las lesiones, que podrían verse agravadas con el esfuerzo, con la realización inadecuada de las tareas laborables, o con la permanencia en un puesto de trabajo mal diseñado.

La valoración posturológica es  global y utiliza análisis sistemáticos de alineación, funcionalidad y equilibrio de las cadenas osteomusculares con herramientas cuantificadas.

Las patologías normalmente son tratadas de manera sintomática y con la posturología podemos entrar de nuevo en un sistema integrado y reprogramarlo teniendo en cuenta el componente biomecánico y todas sus relaciones.

Se trata de un sistema tónico postural, antigravitatorio (nos permite reaccionar ante la gravedad), oscilatorio (oscilamos de manera antero-posterior y latero-lateral de manera fisiológica), de equilibrio estático (de pie parados) y dinámico (cuando nos movemos), de adaptación interna y externa, sensorial y perceptivo (percibimos el mundo y a nosotros mismos).

Cuando este sistema enferma enfermamos nosotros. 

Indicaciones de la Reprogramación Postural Global.

  • Alteraciones del tono postural
  • Algias, inflamaciones, contracturas.
  • Bloqueos vertebrales
  • Asimetrías
  • Escoliosis
  • Piernas cortas
  • Alteraciones podales, pélvicas, de la columna, etc.
  • Hernias discales
  • En los niños, es muy recomendable, como prevención de alteraciones de la columna, tales como la escoliosis, correcciones en el apoyo plantar (pie valgo, plano, cavo, etc.), corrección de trastornos de la oculomotricidad, prevención y tratamiento de ciertos problemas dentales. Así como ciertos trastornos del desarrollo psicomotriz y del aprendizaje que puedan estar relacionados con el sistema postural (lateralidad cruzada, dislepsia, déficit de atención, etc.)
  • Cefaleas, acúfenos, alergias, y otras patologías